lunes, 6 de diciembre de 2010

Ensalada de alcachofa y tomate


"Tengo ganas de algo simple y liviano". Esta ensalada lo es. Y como entramos en época navideña, y hay que cuidarse para que los vaqueros cierren el 7 de enero, aquí hay una ensaladita simple y liviana.







Necesitamos:

- 4 alcachofas (alcauciles),
- 3 tomates,
- aceitunas negras,
- aceite de oliva, aceto balsámico y sal,
- orégano, que no falte.

Ponemos una olla grande con mucha agua a hervir. A los tomates les hacemos un corte en cruz en uno de los extremos, y los echamos al agua hirviendo unos veinte segundos. Los sacamos y los asustamos con agua fría. Se van a pegar tal susto que se les va a caer la piel. Los dejamos en el cuenco con agua fría, mientras les vamos sacando la piel, los cortamos en cuartos y les sacamos las semillas.

Para limpiar las alcachofas, les sacamos las hojas duras, le cortamos una buena parte del pico, la base (hasta el tallo) y las cortamos por la mitad, longitudinalmente. Les sacamos la parte con pelitos, cerca de la base y ya está. Podemos aprovechar también los tallos, sacándoles las espinas si las tienen, y cortándolos en trozos de 3-4 cm.

Hervimos las alcachofas, hasta que estén tiernas. Sacamos más hojas duras si fuera necesario. Las cortamos en trozos más pequeños, y se las presentamos a los tomates, que se van a sonrojar aún más. Añadimos unas aceitunas negras.

Aliñamos a gusto, con aceite, aceto balsámico, sal y orégano. Y pa dentro.