miércoles, 1 de diciembre de 2010

El mejor truco para picar cebolla sin llorar

La cebolla no tiene piedad. Y a mí no me gusta llorar, mucho menos por tener que pelar una cebolla. Si preguntas cómo hacer para no llorar, vas a recibir una avalancha de consejos. Pero la cebolla no tiene piedad: ninguno sirve.


¿Ninguno? ¡Mentira! Hay una forma, la única, de que no ardan los ojos al picarla. Entra, entra.






Un par de antiparras (gafas para nadar). Esta es la solución. La única forma de evitar que los ácidos de la cebolla entren inescrupulosamente en nuestros ojos, es frenarlos en seco.

Por eso, entre mis utensilios de cocina, siempre hay un par. La gente se ríe al verme picar cebollas con las antiparras puestas. Es un poco cómico, pero de verdad funciona (y si no funciona esto, ¿entonces qué?).

Ya que estamos hablando de cebollas, les dejo un poema de Carol Ann Duffy:

Valentine

Not a red rose or a satin heart.

I give you an onion.
It is a moon wrapped in brown paper.
It promises light
like the careful undressing of love.

Here.
It will blind you with tears
like a lover.
It will make your reflection
a wobbling photo of grief.

I am trying to be truthful.

Not a cute card or a kissogram.

I give you an onion.
Its fierce kiss will stay on your lips,
possessive and faithful
as we are,
for as long as we are.

Take it.
Its platinum loops shrink to a wedding-ring,
if you like.

Lethal.
Its scent will cling to your fingers,
cling to your knife.


--------------------------
(Mi traducción)

San Valentín

Ni una rosa roja ni un corazón de raso.

Te regalo una cebolla.
Es una luna envuelta en papel marrón.
Una promesa de luz.
Como el cuidadoso desnudarse del amor.

Ten.
Te cegará con lágrimas
como un amante.
Hará de tu reflejo
una trémula foto del dolor.

Intento ser veraz.

Ni una bonita postal ni un besograma.

Te regalo una cebolla.
Su beso feroz permanecerá en tus labios,
Tan posesivo y fiel
como lo somos nosotros,
mientras lo seamos.

Tómala.
Sus sortijas de plata se encogen hasta formar un anillo de bodas,
si quieres.

Letal.
Su aroma se impregnará en tus dedos,
se impregnará en tu cuchillo.