lunes, 20 de diciembre de 2010

Curry con ciruelas... ¿les suena?

Cuando tenía que inventar un nombre y una dirección para el blog me puse a probar con todo tipo de lugares comunes: que si cocina esto, que lo sano, que lo rico... todos los nombres que se me ocurrían estaban ocupados. Así que pensé en lo que había cocinado ese mismo día: un curry de verduras con algunas frutas (ciruelas, uvas y manzana). Y me pareció que "curry con ciruelas" sonaba bien, especialmente porque con solo leer la palabra curry se me hace agua la boca. Y así Lucía creó el blog. Esta debería haber sido la primera receta, pero a falta de foto, quedó en la cola, esperando a repetirse. Como el plato es exquisito no tardé mucho en volver a prepararlo. Y helo aquí: Curry con ciruelas.



Necesitamos:

- 2 dientes de ajo (picados fino),
- 1 cebolla grande (picada),
- 1 zanahoria (en rodajitas),
- 1 manzana verde (en dados),
- 1 berenjena (en dados),
- 2 cubitos de caldo de verduras,
- 450 g de garbanzos (un frasco chico),
- un puñadito de pasas de uva,
- 10 ciruelas secas sin carozo (hueso),
- curry, pimentón dulce, jengibre, cúrcuma,
- 2 chadas. de harina de maíz (polenta).


 Preparación

En una olla ponemos 900 ml de agua con los dos cubitos de caldo de verduras. Mientras, en otra olla echamos 4-5 cucharadas de aceite, y cuando empieza a calentarse, el ajo, la cebolla, la zanahoria y la manzana. Agregamos 2 cucharaditas de curry, dos de pimentón dulce, una de jengibre y 1 de cúrcuma.
Dejamos unos cinco minutos, y le agregamos el caldo de verduras que ya tiene que haber hervido (si no hirvió consideren concurrir a alguna maratón internacional de picado de verduras y frutas).
A esto le agregamos la berenjena, los garbanzos, las pasas de uva y las ciruelas pasas (cortadas por la mitad). Esperamos a que hierva, y cuando lo hace, bajamos el fuego, tapamos, y cocemos por media hora, revolviendo de vez en cuando.
En un cuenquito mezclamos las dos cucharadas de polenta con dos cucharadas de agua fría. Añadimos esta pasta al curry, para que espese, y cocemos dos o tres minutos más. Es mejor esperar un poco para servirlo, así da más tiempo a espesarse.
Pueden decorar con huevos duros cortados en cuartos, espolvoreados con pimentón dulce. Aunque no hace falta: el plato es tan aromático que entra más por el olfato que por la vista. Que se deleiten.