viernes, 7 de enero de 2011

Pan dulce ligur

(Perdón por la mala presentación para la foto)
No publico esta receta muy a tiempo, teniendo en cuenta que Navidad, Año Nuevo y Reyes quedaron atrás. Tampoco creo que sea un problema: aquí queda registrada para las fiestas próximas. Por varias horas pensé que esta receta iba a quedar etiquetada en la vergonzosa lista de tropezones, porque no había leudado tanto. No me di cuenta de que es así, no dobla su tamaño porque lleva poca proporción de levadura, pero algo leuda. Quedó riquísimo. El problema es que al no leudar tanto como yo creía que tenía que leudar no le eché todas las frutas indicadas en la receta, porque me parecía que era demasiado. Me arrepiento, hubiera quedado todavía más bueno si le hubiera echado todas las cantidades. El premio que recibí con este pan dulce es que mi hermano me dijo que era el pan dulce más rico que jamás había probado. Bueno, ya sé que es mi hermano, pero no tenía por qué decirlo, así que lo tomo como un elogio sincero. Vean la receta.



Acá los ingredientes, con todos los accidentes y cambios que sufrió mi receta:

- 400 g de harina,
- 15 g de levadura de cerveza,
- 120 g de manteca (mantequilla)*
- 120 g de pasas de uva,
- 30 g de calabaza confitada**
- 30 g de piñones,
- 20 g de pistachos pelados***
- 10 g de semillas de hinojo****
- 2 cucharadas de agua de azahar*****
- leche******
- sal

* (ya sé, es una barbaridad... pero una vez al año no hace daño)
** no sabía ni que existía. Al no encontrarla, usé damascos (albaricoques) secos
*** no encontré pistachos no salados, así que usé castañas de cajú crudas
**** las compré expresamente para esta receta, y después me olvidé de ponérselas :s
***** en lugar de agua de azahar le puse ocho gotas de un extracto natural de naranja, super potente (10 puntos)
****** problema: la receta no decía qué cantidad!!! es para diluir la levadura, así que usé aproximadamente un pocillo. ¡Y ya está!! ¡No más aclaraciones!!

Paciente, dedicada y tranquila preparación (no apta para impacientes)

Mezclamos la harina con el azúcar y lo colocamos en un cuenco muy grande, o en la mesada. Hacemos una corona. Entibiamos un poco la leche y diluimos la levadura. También derretimos la manteca a baño maría. Entonces vertemos en el centro de la corona la leche con la levadura diluída, la manteca derretida, y el agua de azahar. Trabajamos la masa hasta que esté bien amalgamada. Dejamos leudar toda la noche en un cuenco cubierto. Sí, leyeron bien, toda la noche (por eso lo de paciente, etc.).
Al día siguiente, agregar a la masa las frutas y frutos secos. Amasamos hasta que esté todo integrado. Dejamos leudar dos horas.
Después de dos horas, le damos a la masa una forma redondeada con un pico, y hacemos tres cortes en el pico, con forma de triángulo.
Enmantecamos y enharinamos una bandeja o una tartera, y colocamos la masa, con mucho amor, porque estuvimos preparándola demasiado tiempo. Precalentamos el horno diez minutos a 180 ºC, metemos el pan dulce, y cocinamos una hora, hasta que la superficie esté bien doradita.
¡Y ya ta!!