martes, 6 de diciembre de 2011

Sopita de calabaza

Es mi sopa maestra. La madre de todas las sopas. Y no digo más.


Necesitamos

- 1 calabaza "de tubo" o cantidad similar de otros tipos de calabaza,
- 1 cebolla chica,
- 1 cubito de caldo de verduras,
- 2 zanahorias,
- 1 papa,
- 1 vaso de leche,
- (opcional) un puñadito de almendras

Preparación (para unas 6-8 porciones)

[Si optamos por ponerle almendras, dejarlas en remojo en poquita agua caliente, para que se vayan ablandando]
En una olla, rehogar la cebolla picada, y añadirle el cubito de caldo. Cuando la cebolla empiece a pegarse, agregar un buen chorro de agua y bajar el fuego.
Mientras tanto, pelamos la calabaza y la cortamos en trozos. Es la principal molestia de esta receta: que las calabazas son riquísimas, pero no se dejan pelar con facilidad. Digamos que no son chicas fáciles. Atención: no tiren las semillas de la calabaza (sirven para algo que explicaré en otra receta). Una vez pelada y cortada la calabaza se echa a la olla y se añade un poco más de agua, hasta cubrir los trozos de calabaza. [Aquí añadimos las almendras en caso de optar por ellas.]
Mientras tanto, pelamos y cortamos en trozos las zanahorias y la papa. Las agregamos a la olla, y agregamos agua, de manera tal que apenas cubra las verduras. Una opción es ponerle alguna hojita de laurel, o una pizca de ralladura de naranja.
Cuando empieza a hervir, bajamos el fuego, tapamos y contamos treinta minutos.

Controlamos que todo esté blandito y cocido (las almendras probablemente estarán algo duras, pero no importa), y trituramos todo. Agregamos el vaso de leche, y mezclamos bien. Volvemos a ponerla a fuego suave, unos cinco o diez minutos, revolviendo de vez en cuando. En la foto el plato está decorado con yogur natural. Que aprovechen.